El Papa Francisco saluda a los fieles el pasado 15 de agosto, el único día que pasó en Castelgandolfo