Los profesores brasileños Jussieu y Ketty De Rezende, auditores del Sínodo. Foto: CNS