Monseñor Osoro, durante la sesión del 20 de octubre en el aula sinodal. Foto: L’Osservatore Romano