Dominica del convento de Nuestra Señora de Altagracia (Ciudad Real). Foto: M. Cieza