El Papa, con Andrea Tornielli, en el avión camino a la JMJ de Río de Janeiro, el pasado 22 de julio