Escultura de Justo Takayama en la diócesis de Osaka (Japón). Foto: Padre Hiroaki Kawamura