El genial Gilbert Keith, unas cuartillas, pluma y tintero, y una taza de té