Una imagen de la Cañada Real. Foto: Ángel de Antonio