Una sesión de trabajo en el Instituto da Familia de Orense (al fondo, José Manuel Domínguez). Foto: Instituto da Familia