Drogodependientes se entregan a la Policía, amparados por voluntarios de la parroquia Nuestra Señora de Lourdes. Foto: Parroquia Nuestra Señora de Lourdes