Kamala Karim, antes de abandonar la localidad iraquí. Foto: Ferran Barber/AIN