La familia Alfa y Omega junto al cardenal Rouco, en el encuentro con Juan Pablo II, el 4 de diciembre de 2002. Foto: L'Osservatore Romano