Cientos de armenios deportados a campos en el desierto de Deir-El-Zor. Foto: Jesse B. Jackson