Mujeres atendidas por las Oblatas del Santísimo Redentor, con sus hijos. Foto: Oblatas del Santísimo Redentor