La coordinadora del Teléfono Dorado, Ana María Brea (con chaleco azul), junto a una voluntaria. A la derecha, Puri, una de las veteranas del 900 22 22 23. Foto: Ricardo Benjumea